Estamos descubriendo nuestro pasado histórico y el de la cultura del Mediterráneo. También descubrimos una nueva forma de ampliar nuestra oferta turística para el futuro más inmediato” asegura el Alcalde de Guardamar del Segura, José Luis Sáez.

Así lo expone tras el interés ciudadano que registró el pasado sábado una jornada de puertas abiertas que permitió acercar al público general los trabajos arqueológicos que se desarrollan en la localidad. En esta ocasión los yacimientos del Cabezo Pequeño del Estaño, de época fenicia, y el del Moncayo con una cronología que abarca desde la etapa romana hasta la islámica.

El primer edil destacó el éxito de la experiencia que mezcló turismo de playa con  turismo cultural visitando dos lugares de gran singularidad arqueológica y que contó con las explicaciones de los propios arqueólogos y restauradores. “Nuestro potencial turístico se verá incrementado a corto plazo con la puesta en valor de diversos yacimientos para que puedan ser visitados mediante rutas guiadas” asegura el primer edil quien destaca que gracias a nuestra situación geográfica Guardamar es uno de los puntos más valiosos e interesantes en cuanto a cultura material se refiere de todo el Mediterráneo. Y ello, subraya, como consecuencia de los  asentamientos históricos existentes y pertenecientes a varias culturas que van desde la época ibérica hasta la islámica pasando por la fenicia, la romana o tardorromana entre otras.

Al respecto quiso destacar la singularidad y el óptimo estado de conservación de la mayoría los restos arqueológicos gracias a que fueron cubiertos por las arenas arrastradas hasta la costa por el río Segura y que dieron lugar a las dunas.

José Luis Sáez se mostró totalmente partidario en continuar apoyando desde el Ayuntamiento los trabajos de investigación arqueológica, restauración y puesta en valor ya que  ello significa “invertir en nuestro futuro aprovechándonos de nuestro pasado”.

Visita Guiada   

Reseñar por otro lado que la jornada de puertas abiertas celebrada el sábado permitió visitar en primer lugar el cabezo Pequeño de Estaño, el único poblado con murallas de casamatas de origen fenicio de la Península Ibérica. Destacar que en Guardamar se sitúan los tres únicos enclaves fenicios conocidos en la Comunidad Valenciana.

También se pudo recorrer los restos romanos e islámicos de El Moncayo, situados a escasos metros de la playa del mismo nombre.

En él se pudo visualizar una mezquita de los siglos X-XI de forma rectangular que conserva  en mihrab,. Esta fue descubierta bajo las arenas de las dunas junto con otros   restos romanos formado por estructuras murarías y un embalse que se cree estuvo ligado a la producción de salazones.