Hablamos con Raquel López (Ulea, Murcia,1968) sobre el arte de narrar, de contar cuentos. Lleva en el ADN su amor y pasión por los cuentos: para niños, jóvenes, adultos; para viajar, soñar, vivir y, sobre todo y por encima de todo, disfrutar. Técnico en Actividades Socioculturales de formación (TASOC) y narradora oral de profesión, Raquel López ofrecerá el próximo martes 27 de marzo una sesión de cuentacuentos en el IES Jorge Juan de Alicante. Esta sesión, que se realizará a las a las 10:00 h, es parte del ciclo de Cuentos del Mediterráneo, organizado por Casa Mediterráneo, que tendrá como público los alumnos de 1º de Bachillerato del IES Jorge Juan de Alicante.

Pregunta: Más de 25 años contando cuentos, casi nada… ¿cómo empezó?

Respuesta: A mí me viene por dos vías que luego llega un momento que se unen: en mi casa mi madre es una gran narradora y a mis tres hermanos y a mí nos han criado con cuentos de una forma natural, como se ha hecho toda la vida en las casas. He crecido con cuentos en casa, he sido muy afortunada, y luego cuando yo ya empiezo a formarme como Técnico en Actividades Socioculturales y, gracias a mi profesión, me cruzo con los cuentos como opción laboral. Conocí a Numancia Rojas, de Chile, aquí en Alicante, y a raíz de cruzarme con ella, me enamoró del arte de contar cuentos y así empieza a ser mi profesión. A lo largo de estos veintitantos años, lo he ido compaginando con otra profesiones, pero siempre he contado. Pago mi hipoteca con los cuentos (risas).

P: ¿Cómo es la profesión?

R: Es una profesión en la que los narradores volvemos a casa aplaudidos y en la que tenemos una cercanía con el público muy bonita, hasta el punto de que les ves los ojos y ves lo que están sintiendo. Cuando cuentas tienes que estar observando al público, para ver cómo reacciona y así saber si el siguiente cuento que eliges es el que tenías previsto o si, por el contrario, lo cambias y eliges otro. La narración está viva: tú puedes tener un listado de cuentos para contar pero puedes cambiarlo en cada momento. Siempre se tiene en cuenta al público y también te tienes en cuenta a ti. Todos los narradores nos sentimos con la libertad de modificar una sesión. 

P: Blancanieves, Cenicienta… ¿qué pasa con la mujer en los cuentos tradicionales?

R: Yo trabajo mucho los cuentos y las mujeres e incido en que a nivel popular se conoce un estereotipo de cuentos porque a nivel popular se han elegido para contar un determinado número que tienen un determinado tipo de protagonista. Pero la tradición popular y sobre todo la española está llena de mujeres protagonistas que son resueltas, que son independientes, que toman decisiones y que se casan o no se casan con el príncipe. Yo rescataría todos los otros cuentos que no se cuentan y que tienen modelos de mujer a los que a más de una nos gustaría parecernos. No atacaría tanto los modelos de la Cenicienta, Blancanieves, esos modelos que todos conocemos… lo que haría sería reivindicar otros modelos de mujer, complementar; es decir, dar una imagen de la mujer en el cuento que no se conoce tanto.

P: He leído que le gusta definir el cuento como un regalo. ¿Por qué?

R: Sí, es un regalo. Cuando voy a un colegio o instituto incido en que contar cuentos es gratis, no hay que hacer un dibujo después, no hay que hacer un resumen. En colegios e institutos, en mis sesiones tengo un ojo en los alumnos y otro, en los profesores, en los maestros. Y, claro, muchos maestros, después y por inercia, piden que se haga un resumen o un dibujo de los cuentos. ¡¡No, no, no, no, noooo!! Es gratis. Voy a regalar y me voy. Estamos entrando en una cuesta abajo sin frenos al pensar que los cuentos tienen que tener valores, objetivos, es decir, una utilidad. Y se olvida lo más importante del cuento, que es el disfrute.

Raquel López, "Reivindico otro modelo de mujer en el cuento: la que no se casa con el príncipe"

Raquel López, “Reivindico otro modelo de mujer en el cuento: la que no se casa con el príncipe”

P: Y… ¿cómo son los cuentos para adolescentes?

R: El ciclo de cuentos organizado por Casa Mediterráneo está dirigido a alumnos de 1º de Bachillerato; ya he estado contando cuentos en el Colegio Teresianas y en el instituto Miguel Hernández, con este mismo ciclo, y ahora es el turno del IES Jorge Juan y, en los próximos meses y hasta junio, iré a otros institutos de Alicante. La adolescencia es una edad fabulosa para contar, me gusta mucho, lo que hago es provocarles. Y en estas sesiones elijo cuentos con aroma del mediterráneo, les explico el origen, les anclo en el país, les doy una visión cultural y, eso sí, siempre recalco que el cuento no tienen fronteras; por ejemplo, si yo ahora viajo a otra ciudad o país y, cuento una historia, esa historia se queda allí. Por eso se cuentan versiones tan parecidas de una punta a otra del planeta porque las historias viajan.

P: ¿Cuentos con moraleja o sin moraleja?

R: La moraleja venía muy bien para adoctrinar, para enseñar a base de miedos, de encorsetar. A mí me gusta decir que un cuento es para rumiar: yo te regalo un cuento y tú te vas con él a casa y esta noche, mañana, la semana que viene… el cuento viene a tu memoria, lo vuelves a saborear y entonces empiezas a sacar hilos. Pero es que el hilo que tú vas a sacar va a ser diferente, al hilo del que tienes sentado al lado o al del que está tres sillas más atrás. Porque cada persona hace la digestión en función de su vida, importa la experiencia de cada uno. La moraleja hace un flaco favor o flacos favores al público

P: ¿Qué aportan los cuentos a los niños?

R: Un cuento, lo primero, lo primero que aporta es afecto porque crea un vínculo afectivo duradero: te regalo mi mirada, mi sonrisa, te estoy enseñando a poner caras… y el niño aprender a terminar las frases, aprende a escuchar y a comunicarse. En el entorno doméstico, si contamos cuentos a nuestros hijos les estamos entrenando para escuchar y así les preparamos para crecer. Si se contaran más cuentos mejoraría la comunicación entre padres e hijos y en la escuela. Mi pretensión como narradora es contarte una historia, que se pare el mundo y se detenga el tiempo y… a disfrutar de una historia, nada más y nada menos, yo te cuento lo que veo para que veas lo que te cuento.

Si te ha gustado esta entrevista, compártela en redes sociales. Incluye nuestros hashtags  #LOBLANC, #CulturaContigo y #CulturaConmigo #CompartimosCulturaContigo. Para conocer otros eventos en la zona consulta nuestra Agenda