La performance “Desechables limpieza social: la levedad que te hacen ser” de Manuel Antonio Velandia Mora ha sido seleccionada para cerrar el Festival Internacional de performance “Untitled Fest May (S) – The Surroundings/Los alrededores” que organiza anualmente LA-FRICHE de Estrasburgo, Francia. La peculiaridad de este evento es que un grupo de habitantes del Quartier Gare de Strasbourg participó en la selección.

La performance que presenta Velandia, colombiano residente hace 10 años en Alicante, ha sido elegida junto a otras tres entre más de 100 propuestas. Se presenta el 19 de mayo en Espace K en Estrasburgo. Responde al espíritu de la convocatoria mundial de proyectos 2017 de LA-FRICHE en la que los y las artistas, a través de la performance participan en la creación del entorno al cuestionar el mundo y las consecuencias de las diferentes formas de vida.

Desechables limpieza social: la levedad que te hacen ser” es una reflexión artística multidisciplinar sobre el conflicto armado colombiano y el daño del ecosistema; la performance combina poesía, fotografía, vídeo e instalación. Se trata de una contribución desde el “artivismo queer” a la construcción de la memoria histórica. Una propuesta que se amplía desde el concepto de ecología humana, en el que no solo se da preponderancia al medio sino también al ser humano que la habita como parte fundamental del ecosistema. Es una crítica a la idea difundida y aceptada socialmente que asume que los seres humanos y los elementos que utilizamos puedan ser desechables, considerarse basura.

La performance presentada en el festival es una evolución de la performance “La levedad que te hacen ser”, estrenada y desarrolladas en las ciudades de Alicante y Elche, con motivo de la celebración del Orgullo Alacant realzada en la Plaza de Los Luceros conjuntamente a la concentración y como clausura de un recital poético en el Escorxador de Elche con motivo del evento cultural DIVERSA.

La actividad performática de este artista multidisciplinar tiene otros referentes en la ciudad de Alicante como la de agosto de 2016. “Ni de aquí, ni de allá. Alteridad(es), extranjería(s) y pobreza(s)” que fue una intervención en el centro de la ciudad, en la fachada de El Corte Inglés, en la que según Velandia buscaba experimentar “el proceso emocional por el que pasa alguien que se ve obligado a pedir en la calle como alternativa de subsistencia y las representaciones y acciones que se asocian con las emociones en su relación con el lugar de origen, ya sea español o inmigrante, y su relación con otras personas que piden limosna”, en una reflexión sobre pobreza, la inmigración y el desempleo.

LA PERFORMANCE

El artivismo se ha convertido en un arma para el Movimiento Queer que defiende la necesidad de acabar con las etiquetas que el heteropatriarcado ha asignado a cada grupo, defendiendo la necesidad de hacer visible a un colectivo que no sólo por su orientación sexual, su género o su imagen, sino también por su etnia y posición político sexual, está siendo excluido de su sociedad. Para luchar contra toda esta discriminación que en Colombia y otros lugares del mundo incluye los crímenes de odio entre ellos desplazamiento forzado, amenazas de muerte, asesinato, desmembramiento de los cadáveres, para que el resto de la sociedad pueda ver que hay personas que son diferentes, que piensan, actúan y sienten distinto, defendiendo la necesidad de encontrarse en una comunidad que los excluye, los movimientos de las minorías sexuales y queer han dado con el mejor medio de hacerse un hueco: las corrientes artísticas.

En Colombia a algunos de los seres humanos se les denomina “desechables” y al acto de asesinarlos se le llama “limpieza social”. En los más de 50 años del conflicto armado colombiano las víctimas se incrementan con el paso del tiempo, primero sumaron a los homosexuales y las travestis, luego a las lesbianas y las trabajadoras sexuales, ahora a l*s líderes sociales que luchan por sus tierras y l*s exguerrilleros. Cambian de nombre los victimarios, pero en resumen los asesinos siguen siendo miembros de “escuadrones de la muerte”.  En Colombia, indica Manuel A: Velandia, que “algunas veces debemos darnos cuenta de que la vida sigue a pesar de que los enemigos de la paz, hagan lo imposible por recordarnos que Colombia es un país en que para algunos pocos el hecho de que alguien piense, sienta o actúe diferente a lo que se espera desde el “deber ser” socializado, es alguien a quien hay que taparle la boca con tierra; alguien que no merece vivir porque “ser distinto” es razón suficiente para declararle enemigo”.

Algunas de las fotografías que hacen parte de la instalación que se expone en la misma sala en la que se realiza la performance, van dentro de recipientes “desechables para comida” y representan a seres humanos que están desapareciendo, porque han sido víctimas de la limpieza social. Se acompañan de tierra sacada de los cementerios y fosas comunes y de objetos pertenecientes a las víctimas.

El trabajo de Velandia en la performance se inicia en Colombia, destacandose en su primera etapa la presentación de “El Ángel de la Inviolencia” en el Congreso Mundial Violencia 98 en Caracas, Venezuela. El artista multidisciplinar retoma su actividad performática en España en 2009. Ha presentado sus performances en diferentes ciudades españolas, Francia e Italia. Su línea de investigación se enmarca en el Artivismo Queer y se centra en el trabajo sobre las identidades sexuales, como víctima, como refugiado y como parte de un sistema social en crisis.

El tema de este año del Fest es el medio ambiente y participan tres asociaciones ecológicas: Greenpeace, Zero Waste y Strasbourg Respire. En un momento en que los cambios ecológicos están provocando cambios en la sociedad, LA-FRICHE entiende el arte y a los artistas como denunciantes o como una fuerza de propuesta de cambios; “entorno” de transición, responsabilidad, conciencia del medio ambiente, siguiendo así su compromiso con la creación contemporánea, en el sentido de que se trata de presentar proyectos singulares en su actualidad, revelando cuestiones actuales.

EL POEMA 

Os dejamos un extracto del poema del autor, Hablo por ti y por mí, que esencialmente construye el discurso de este modelo de performance diseñado por Manuel Velandia

Hablo por ti y por mí.

Hoy grito hasta desgañitarme

por aquellos que han tenido que susurrar

sus deseos y necesidades,

por aquellos que no se atreven

a ponerle nombre a eso que otros

denominan inmundicia, pecado, abominación…

por esas otras tantas nuevas mujeres

y esos otros tantos nuevos hombres

que se vivencian

en su feminidades y masculinidades

halladas, asumidas y encarnadas,

por aquellas y aquellos cuyos cuerpos

descubrieron el placer

que la religión, la familia, la escuela

y los medios les habían negado.

Si conoces alguien al que pudiese interesarle este artículo, compártelo en redes sociales. Incluye nuestros hashtags  #LOBLANC, #CulturaContigo y #CulturaConmigo #CompartimosCulturaContigo. Para conocer otros eventos en la zona consulta nuestra Agenda