A dos semanas de clausurar la exposición ACTOS DE COMUNICACIÓN en el Aljibe del Castillo, ayer jueves por la noche además de hacer señales de humo, el sonido de una piedra, o lanzar mierda a un millón de vatios, Pablo Bellot en el patio central del Castillo facilitó gritar.

Lo convirtió en un espacio musical y de voces, donde también se gritaba. De las músicas locales contamos con la participación de la música eléctrónica del alicantino SOVIET GÝM y el Punk triste de los BRIGADA de Elche. De Valencia vino Alfa Estilo (Post Punk) y Tipex (Punk).

SOVIET GYM es Arturo Daniel Marín Ramos, nacido en 1986 en Alicante. Actualmente dirige tres proyectos en solitario; “Motori Minarelli” (post punk, krautrock, indie grunge). “Arturo Marín” (chill house, ambient house, landscape techno, math techno. Y por último, “Soviet Gym” (retro wave, rave etc..). Anteriormente trabajó con los nombres de “Laborinquen City” y “Gillardoni siete cuatro”) ahora en reposo. Os dejamos una pieza de video, pero incompleta.

BRIGADA. El crítico Pablo Serrano dice de ellos que se alejan de ese punk primigenio y que a veces se acerca a lo amateur —por el medio, no por el mensaje—, para tirar de un sonido con más músculo como el de Stooges con distorsiones abrasivas e incluso algún punteo para mostrar talento.

El mensaje se diluye entre la velocidad actual y la saturación que impide vivir el presente y desde el que no se vislumbra futuro. El individuo está abocado a utilizar el acto como mensaje; solo queda el grito y el puñetazo en la mesa como medio de expresión.
Codificar y descodificar el medio con el que mandar un mensaje es una constante: comunicaciones desesperadas, alteradas, agresivas e incompletas que muestran y satirizan el fracaso del propio proceso de comunicación.