La muestra, que podrá visitarse hasta el 14 de diciembre, ha sido inaugurada  por la Concejala de Cultura, María Dolores Padilla, el comisario de la misma, Paco Linares y el artista, José Ramón Sánchez.

El Centro Municipal de las Artes de Alicante, dentro de las IV Jornadas de Cómic de Alicante: La Literatura en el cómic, acoge la exposición del cántabro, Premio Nacional de Ilustración 2014, sobre su trabajo en torno a la novela de Herman Melville “Moby Dick”. La muestra consta de setenta dibujos realizados a lápiz, además de seis pinturas originales donde el autor realiza una nueva interpretación del libro que ha sido “una verdadera obsesión a lo largo de su vida”.

Padilla ha aprovechado la inauguración para recalcar que “el Centro Municipal de las Artes, debe convertirse en un lugar de referencia cultural en Alicante, y en una sala en la que las exposiciones que se realicen, como es el caso de Moby Dick, atraigan al público alicantino y visitante”.

Se trata de un proyecto, ligado a la editorial Valnera, empresa que ha sido la encargada de publicar muchas de las obras de Sánchez, entre ellas Moby Dick, novela gráfica publicada en 2017, de cuyos dibujos podemos disfrutar en la exposición.

La obsesión de José Ramón Sánchez por Moby Dick comenzó en 2001, cuando comenzó a ilustrar la gran novela de Melville. Dejó atrás setenta y dos óleos panorámicosn que se encuentra una selección en la propia exposición y ciento diecisiete escenas, que componían un completo estoryboard.

Aquel libro ilustrado se publicó en 2003, aunque la obsesión continuó ahí, al acecho, hasta que al cumplir setenta y nueve años, Sánchez volvió a enfrentarse de nuevo al mar y a la gran ballena blanca. Entendiendo que había llegado el momento de hacer realidad el sueño de su infancia: ilustrar un cómic. Quizás sintió que toda su trayectoria artística había sido un periodo de formación, para enfrentarse por fin a esta nueva empresa. Así volvió a aquellas ilustraciones y bocetos del 2001, trasladándolos ya, en 2017 al formato de novela gráfica, utilizando única y exclusivamente un lápiz negro, reduciendo a lo más íntimo la esencia de la creación artística. Y el resultado de todo aquel proceso es esta exposición, compuesta por aquellos dibujos, además de algunas de las pinturas originales que sirven como reflejo del proceso creativo de Sánchez.

Todo el planteamiento queda pues plasmado en una novela gráfica que cuenta con el apoyo de la editorial internacional Panini. Editada en blanco y negro, “Moby Dick” consta de 176 páginas, en las que se aprecia la mano del artista, a través de una ingente creación dibujística en 642 viñetas, todas ellas realizadas a lápiz.

Además, merece una mención especial la adaptación de la novela al guion, gracias a la acertadísima aportación de Jesús Herrán, que ha seleccionado meticulosamente el texto y los diálogos, haciendo que dibujo y texto casen de forma maravillosa, haciendo que el lector viaje por la obra desde lo máximo hasta lo mínimo, dependiendo de la viñeta a la que se esté enfrentando.