Alimentando Lluvias es parte de un verso esencial de la “Elegía a Ramón Sijé” de Miguel Hernández y, además, un ciclo muy especial de poesía desarrollado por el IAC Juan Gil-Albert coordinado por Cristina Llorens que este año se inició con los poemas de un gran artista del siglo pasado como fue el alicantino Eusebio Sempere.

Alimentando Lluvias 9.0, en el periodo febrero-junio, contempla la participación de Ben Clark, vencedor del premio LOEWE 2017. Nuestro autor Gil-Albert tendrá su lugar en el ciclo de mano de Toni Misó. El ganador del premio Miguel Hernández, Guillermo Fernández Rojano, tendrá también su encuentro, así como el poeta y la obra de Jaime Siles.

La sesión del pasado viernes 18 corrió a cargo de la sobrina de Sempere, Irene Mira Sempere, licenciada en Filología Hispánica y en Danza es la especialidad de interpretación. Autora reciente del artículo “Los poemas de Eusebio Sempere” en la revista Canelobre 69: Atlas Sempere (2018). En sus palabras, una propuesta poética conocida solo en círculos reducidos pero que “resisten perfectamente el paso del tiempo”.

Él comenzó a escribir en el año 1975 siendo una situación que le atormentaba porque desconocía esa faceta creadora. Tiene vínculos con sus carpetas serigrafiadas, donde incorpora poemas, entre otros, de San Juan de la Cruz.

Llevaba mucho tiempo admirando a poetas como los grandes de la generación del 27. Entró en el mundo de la palabra, cuando ya era un artista reconocido como pintor y fue cuando empezó a emerger esa parte creativa. Vino a escribir durante 7 años, hasta el año 82, donde empieza su declive y eso, de alguna manera, aparece reflejado en su poesía. En casi todos sus poemas hace referencias a su cuerpo, que le ató durante su vida y que revelan un ser muy sufriente.

En su visión, por una parte, la humanidad le parecía terrible: la mezquindad, la envidia, las guerras. Por otra, para Eusebio Sempere dios no es algo especialmente religioso si no un misterio. Su enfermedad le hizo más creyente pero a su manera.

Es muy distinta su poesía a su pintura. Su pintura siendo tan lírica en cambio su poesía refleja quizá su lado más oscuro: el sentido de la vida, el ser humano.

Su obra se encuentra todavía dispersa. La familia conserva una pequeña colección de poemas que son públicos en la web www.eusebio-sempere.com. En los años 80 fue la publicación Guadalimar, revista bimestral de las artes, quien publicó distintos poemas suyos. La pintora Totte Mannes, amiga de Eusebio, facilitó tres poemas más, ahora publicados a la web. En la actualidad, la Fundación Caja Mediterráneo en su legado posee también poemas del autor.