Joan Sol Madrid Riola es un hombre que desde siempre ha bailado por dentro, pero fue a los ocho años cuando empezó a tomar clases. Primero, folclore gallego, y a partir de los once, de danza clásica. Pronto hizo las maletas para completar su formación en Madrid, donde acabó formando parte de la Compañía Nacional de Danza, dirigida por Nacho Duato. Pero la vida lo llevó de vuelta a Novelda donde ahora nos recibe en Casa l’Art.

Joan Sol Madrid Riola

Joan Sol Madrid Riola

Pregunta: ¿Cómo se desarrolló tu trayectoria profesional en esos años?

Respuesta: La verdad, es que en la Compañía Nacional de Danza pude interpretar papeles que me habían emocionado años atrás como espectador. Después llegaron las audiciones por Europa y posteriormente la entrada en la compañía holandesa Introdans. Holanda fue un punto de inflexión, descubrí que a pesar de los éxitos, seguía necesitando algo más, me sentía esclavo de la forma y con mi libertad de expresión coartada. Me di cuenta que, para poder sentirme realizado, era necesario pasar de ser “interprete” a ser “creador”.

P: ¿Qué te ha dado tu carrera como bailarín?

R: Siento un profundo agradecimiento a la profesión de bailarín porque, debido al alto nivel de exigencia y disciplina, me ha permitido desarrollar la capacidad para lograr objetivos. También aprendí que el arte va más allá de una forma de expresión concreta. Ahora me siento a gusto como creador en cualquier faceta, sin necesitar las definiciones.

 Joan Sol

Joan Sol Madrid Riola

¿Por qué vamos solo a caminar cuando podemos volar?

P: ¿Y qué pasó después?

R: Siempre he creído necesario que, para ser feliz, tu propósito vital tiene que estar ligado a ofrecer algo a los demás y al mundo que te rodea. Después de mi experiencia como bailarín decidí que quería hacer algo por y para los demás. Intenté llevar a cabo un par de proyectos en algunas ONGs en Bolivia y el Sahara, y acabé en Senegal, donde aprendí mucho sobre las cosas que de verdad importan.

P: ¿Cómo nació Casa l’Art?

R: Mi madre siempre dice que si fluyes, todo va encajando a tu alrededor. Así que, cuando llegué a esta casa, me percaté que era un lugar perfecto para hacer que las personas se llevasen un trocito de felicidad a sus casas. Casa l’Art se ha convertido en una pequeña gran obra de arte en constante evolución, un espacio que ha cobrado vida propia y se adentra en la vida de las personas que llegan a él.

P: Haznos un poco de historia…

R: Casa l’Art, antiguamente llamada Casa l’Alt, es una antigua casa de labor. La primera vivienda fue “la cueva”, que tiene unos 450 años de antigüedad y posee un horno de leña. La casa de los caseros, que es “la casa de atrás” es donde vivimos y tiene unos 350 años y la parte rehabilitada como restaurante unos 250 años. Uno de los espacios principales, “la bodega”, data de 1895. La casa ha ido cambiando a lo largo de los años e incluso se perciben en algunos rincones suaves toques modernistas.

Casa l´Art

Casa l´Art

P: ¿De quién era esta casa?

R: La casa era el hogar de mi abuela, Carmina Alonso Pérez, una mujer qué aun habiendo nacido en México acabó convirtiéndose en una persona muy querida en Novelda. Casa l’Art podría ser, y es, un homenaje a su figura y a la inspiración que ha creado en muchos de nosotros.

Carmina Alonso Pérez

Carmina Alonso Pérez

P: ¿Nos puedes hablar de Carmina?

R: Carmina se quedó ciega después de un largo proceso en el que, de forma activa, potenció el resto de sus sentidos. Aprendió braille y técnicas de memorización, se estudió las calles, practicó con los ojos cerrados y se superó día a día hasta que, a los 60 años, ese espíritu de superación la llevó a ser campeona de España y subcampeona europea en los Juegos Paralímpicos (en la modalidad de ciclismo adaptado tándem). Ha llevado la antorcha paralímpica, gestionó Cáritas durante varios años y ha apoyado de forma activa a muchas organizaciones y sectores marginados en Novelda.

Carmina Alonso Pérez

Carmina Alonso Pérez

P: ¿Qué ofrece Casa l’Art a quién la visita?

R: En primer lugar, mostramos un nuevo concepto para entender el ocio y el bienestar en un ambiente creativo y envolvente. Concebimos el proyecto como un evento cultural  y presentamos la casa como una galería de arte para los artistas que desean mostrar su obra. En nuestro restaurante, y gracias a nuestro equipo de cocina, ofrecemos una cocina de fusión sin olvidarnos de las bases de la cocina tradicional, nuevas técnicas de elaboración y toques de cocina internacional. Un maridaje entre gastronomía, coctelería y arte.

Casa l´Art

Casa l´Art

P:  Eres un hombre con una filosofía de vida muy particular, ¿Qué hay de esto en tu proyecto?

R: No creo necesario sufrir para entender lo maravilloso de la vida y me levanto cada mañana pensando en lo importante de la coherencia conmigo mismo, manteniendo siempre un propósito vital que esté conectado con mi pasión.  Esto es lo que se respira en Casa l’Art, un lugar con estilo propio donde nos gusta abrir la ventana de la creatividad.

Casa l´Art

Casa l´Art

“Vivir en un cuento de hadas tiene sus ventajas. ¿Quieres ser un casalarter?”

P: ¿Qué es lo más importante para ti?

R: Pienso que lo importante es hacerte consciente de que tú eliges en cada momento lo que haces, lo que piensas, en qué te focalizas o hacia qué proyectas tu mente. Es siempre tu elección seguir adelante a pesar de las circunstancias, ver lo positivo de cada problema que te surge en el camino y usar cada obstáculo para aprender algo nuevo sobre ti y los mecanismos que te alejan de tu sueño.

P: Pero…eso no es fácil…

R: Requiere de mucha disciplina cambiar esos mecanismos que están instaurados de forma inconsciente en tu mente, pero siempre y todos podemos conseguirlo. Antes de empezar el día plantéate con positividad, qué vas a aprender hoy, qué problemas vas a tener que solucionar, de cuántas personas que son afines a ti vas a aprender algo.

Casa l´Art

Casa l´Art

P: ¿Cómo es tu día a día?

R: Creo que la verdadera escuela es el día a día y los verdaderos profesores, todas las personas que se cruzan en tu camino y que te sirven de espejo para todo aquello que te gusta (o no) de ti mismo. No se trata de cambiarlas, sino de cambiarte. Reinventarte es el camino. Tú decides. Yo decido cada día dar un paso hacia mis sueños, por pequeños que sean, y ayudar a los demás a que cumplan los suyos.

“Prefiero ser feliz a tener razón”

P: ¿Nuevos proyectos en Casa l’Art?

R: Queremos crear un blog llamado “Anécdotas con Carmina”. Así que, si alguien está interesado en esto o saber más sobre la filosofía de los casalarters, puede hacernos llegar sus impresiones a nuestro email. Además, estad atentos, porque siempre tenemos novedades.

Si te ha gustado esta entrevista, compártela en redes sociales. Incluye nuestros hashtags  #LOBLANC, #CulturaContigo y #CulturaConmigo #CompartimosCulturaContigo. Para conocer otros eventos en la zona consulta nuestra Agenda