El 27 de septiembre a las 20.30 h. en la Biblioteca Miguel Hernández de Villena de mano de la editorial alicantina ELÉCTRICO ROMANCE se presentó la nueva colección de relatos TODO ERA JUNIO y su primer título que ha sido “LA FRONTERA: RELATOS PARA UN TERRITORIO COMPARTIDO” en el que han participado dos autoras de Villena, una inédita, que es Pepa Navarro y otra con varios poemarios en el mercado que es Esther Abellán.

El acto, presentado por el archivero-bibliotecario Francisco García, contó con la participación de Juanjo Cervetto, director de la editorial, Francisco Cobos, psícólogo- creativo y prologuista de la obra así como las autoras “villeneras” y Manuel A. Velandia, autor de uno de los relatos y quien realizó la performance “Límites sociales en el territorio urbano” previo al inicio de la presentación en la fachada de la Kakv donde recreaba la dura vida de un mendigo inmigrante.

En el arranque del evento se realizó un agradecimiento expreso a la Biblioteca Miguel Hernández por acoger el acto literario y específicamente a su director Francisco García como al propio equipo del centro que han colaborado en la organización del mismo en coordinación con la autora Pepa Navarro que fue quien se encargó de la logística del mismo por sus vínculos profesionales.

Eléctrico Romance tiene una cierta vinculación con Villena dado que presentó en noviembre de 2016 una antología del poeta de la ciudad Amalio Gran en la colección de poesía de la editorial que recibe el nombre del PUENTE DE LOS ESPEJOS, tan de referencia local.

Juanjo Cervetto señaló que la actual colección “será una propuesta de novelas minúsculas o, mejor, de cuentos y relatos con mayúsculas, donde buscamos a un lector, a una de lectora, de instantes e intensidades”.

La colección se llama TODO ERA JUNIO porque “para un alicantino como yo, junio es un mes mágico y por tanto intenso” indicaba Juanjo Cervetto.

 

Performance "Límites sociales en el territorio urbano" del artista Manuel A, Velandia

Performance “Límites sociales en el territorio urbano” del artista Manuel A, Velandia

La portada del libro es una creación de la fotoperiodista Pilar Cortés (www.pilarcortes.es) quien cedió una pieza para ilustrar este primer libro de la colección. Pilar además desde el jueves, fruto de la participación de los vecinos y vecinas, tendrá una calle en la ciudad de Alicante y eso es excepcional y hermoso para ella pero también para todos.

El nuevo proyecto editorial ha sido diseñando gráficamente, su portada y su marca, por el creativo alicantino Ruben Gómez Morales-Radioboy.

El amor sincero vinculado a la creación de un libro compartido.

Juanjo Cervetto, en el transcurso del acto, expresó su sensación vivida y que recreó fruto del proceso de creación de la obra para TODO ERA JUNIO.

“Este proyecto ha conseguido despertar en mi la sensación de amor sentido y expresado con las personas importantes para mí que han participado.

Con Francisco Cobos, todo partió de una relación profesional en el contexto de un programa formativo sobre gestión cultural que me permitió, con la evolución, una conexión fácil y cercana que nos hizo dar pasos juntos de forma natural, con la necesidad de compartir con alguien con quien te sientes bien o muy bien: es un amor enamorado e ilusionante por las miradas hacia adelante.

Con Manuel A. Velandia, todo nace como hace unos cinco años, muy vinculados a distintos aspectos de la gestión cultural y de las artes. Por ser Manuel un hombre inteligente y reflexivo de los que aporta valor se afianzó un amor admiración que en esta última etapa se ha afianzado en lo personal por otras razones que nos han permitido confluir más y más cerca en el día de hoy,

Con Esther Abellán es un amor en momentos especiales. En estos años, probablemente también unos cinco, ha sido una persona con importantes puntos de encuentro en temas y áreas coincidentes, principalmente la poesía y otras artes que nos ha permitido sumar juntos muchas cosas, la mayoría inolvidables. Este libro era un paso más, probablemente muy sensato y escrito como lo sentíamos, sin decirlo.

Con Pepa Navarro es sobre todo y, positivamente, una carretera sin retorno. Puedo decir que ella ha sido media vida de mi vida, como unos veinte años. Un camino que es largo donde ha ocurrido de todo, como pasa en las vidas extensas, ni muy cerca, ni muy lejos ni todo lo contrario. Creo que esta trayectoria de amor de toda la vida nos ha permitido llegar hoy a un proyecto especial que hemos sido capaces de compartir, y no está mal”.