El Museo de Arte Contemporáneo de Alicante exhibe desde el 28 de febrero hasta el 2 de abril de 2018 la muestra “Habitar el arte. Fotografías de Montserrat Soto en la Colección Telefónica, como parte de la V Edición del Festival Internacional de Fotografía PHOTOALICANTE.

Las 13 fotografías expuestas en “Habitar el arte” pertenecen a la serie “Paisaje Secreto”. Un proyecto de Montserrat Soto que recoge los interiores de un conjunto de casas de coleccionistas de arte contemporáneo en América y Europa. Se trata de unos espacios en los que el arte se torna en exclusivo y solo acceden a él los propietarios y sus invitados en la intimidad. Entre estas casas, Montserrat Soto fotografió la residencia de Eusebio Sampere en Cuenca, las fotografías forman parte de esta exposición.

Las fotos, muebles y obras de la Casa de Sampere en Cuenca

Las fotografías de Montserrat se descubren en interesante conversación con la presencia casi física de Eusebio Sempere, artista conformador de la Colección Arte Siglo XX que se guarda en este mismo Museo de Arte Contemporáneo.

Fotos de la casa de Eduardo Sampere en Cuenca incluidas en la exposición. Foto: Orquidea Sanchez Azorin

Fotos de la casa de Eusebio Sampere en Cuenca incluidas en la exposición. Foto: Orquidea Sanchez Azorin

Las hermosas fotografías de 1971 realizadas por Jorge y Jaime Blassi han permitido la recreación de este salón de la casa de Sempere en Cuenca que se muestra en la sala y que ha sido posible gracias a que se han conservado en el tiempo tanto los muebles originales como las obras de arte que se instalaban en la estancia y que, generosamente, nos han prestado para esta ocasión. Sirve esta recreación como homenaje al artista coleccionista. Se integran con el resto de las fotos de Montserrat Soto que conforman la exposición “Habitar el arte”.

Paisaje Secreto, una reflexión sobre el arte y el sitio donde se muestra y alberga.

Una de las líneas de investigación más importantes en la obra de Montserrat Soto es la reflexión sobre el arte a través de los espacios donde se muestra y alberga. En el año 1997 – en Silencios” – la artista centra su atención en los almacenes de obras de arte de varios museos, los lugares donde el arte no se ve, donde el arte descansa.

Posteriormente, Soto emprende durante cinco años el proyecto “Paisaje Secreto”, una serie de fotografías que recoge los interiores de un conjunto de casas de coleccionistas de arte contemporáneo en América y Europa. El arte se torna ahora en exclusivo, solo acceden a él los propietarios y sus invitados en la intimidad.

Para llevar a cabo su proyecto, la artista consiguió colarse en estos hogares; espacios privados, inaccesibles pero cotidianos, y muy alejados de la sacralización que rodean a las obras de arte en los museos. Habitaciones, salones, comedores, despachos y hasta baños son los contenedores de obras artísticas, muchas de ellas de autores muy cotizados, cuyo objetivo en primer término es decorar estas estancias.

Sin embargo, transforma lo privado en público y abre la puerta a un sinfín de aspectos conceptuales, simbólicos e incluso psicológicos, relacionados con el coleccionismo. Este, un acto que se identifica con el mecenazgo, la pasión y hasta la compulsión, se convierte en toda una declaración de intenciones personales. Los interiores de estas casas – el lugar doméstico donde habita la obra, donde la vive y disfruta su propietario, o donde se luce frente a terceros – permiten entrever cómo la posesión, el poder, la moda, el deseo, o el gusto han configurado el sentido de cada una de estas colecciones.

Pintura, escultura, fotografía, objetos etnográficos o artes decorativas pueblan esta serie de fotografías de residencias anónimas a la espera de provocar en el espectador, que observa sorprendido y hasta atónito, todo tipo de sensaciones y preguntas: ¿Para quién se reúne semejante cantidad de objetos? ¿Cuál es el objetivo de poseer una colección? ¿Qué es lo que determina la selección de las compras? ¿Tiene siempre buen gusto un coleccionista…?

El arte como autorreferencia desde su trastienda más desconocida para el común de los mortales se convierte en una radiografía simbólica de los valores de la sociedad contemporánea. Y construye memoria que, a veces, es de todos.

Si conoces alguien al que pudiese interesarle esta exposición, comparte nuestro artículo en redes sociales. Incluye nuestros hashtags  #LOBLANC, #CulturaContigo y #CulturaConmigo #CompartimosCulturaContigo. Para conocer otros eventos en la zona consulta nuestra Agenda