La  rehabilitación  integral  del  Castillo  de  San  Fernando  no  puede  esperar  más.  Es necesario recuperarlo  para  los  ciudadanos y ciudadanas de  Alicante  y  ponerlo  en  valor  como  un  bien  material  que  sea  atractivo  para  el  turismo  cultural. Uno  de  los  instrumentos  para  ello  debe  ser  un  centro  de  interpretación  de  temática  histórica.

La  fortaleza  que  domina  el  Monte  Tossal  de  Alicante,  conocida  como  Castillo  de  San  Fernando,  es  un  Bien  de  Interés  Cultural  que  cuenta  ya  con  más  de  200  años  de  existencia.  Fue  construido  durante  la  Guerra  de  la  Independencia,  fuera  del  recinto  amurallado  de  la  ciudad,  y  por  su  posición  estratégica  tuvo  como  objetivo  completar  el  sistema  defensivo  de  Alicante.  Recibió  su  nombre  en  honor  del  rey  preso  por  Napoleón  y  contó  a  lo  largo  de  la  guerra  con  una  guarnición  permanente.  Sin  embargo,  nunca  fue  puesto  a  prueba,  ya  que  el  ejército  francés  no  atacó  la  ciudad.  En  realidad,  el  general  Montbrun  solo  se  asomó  tímidamente  -con  unos  4.000  hombres-  el  15  de  enero  de  1812  desde  el  cerro  de  Los  Ángeles  para  retirarse  al  día  siguiente,  al  no  contar  con  suficiente  artillería  ni  soldados.

Del  abandono  secular…  a la recuperación

Desde  entonces  hasta  ahora,  el  Castillo  de  San  Fernando  ha  sido  reformado  en  varias  ocasiones,  si  bien  en  los  últimos  20  años  la  administración  se  ha  preocupado  más  por  ͞clavarle͟  potentes  antenas  de  comunicación  que  por  recuperarlo  para  la  ciudadanía.  Y  así  está.  La  centenaria  construcción  y  su  verde  entorno  parecen  el  hermano  pobre  en  comparación  con  el  Castillo  de  Santa  Bárbara.  Resulta  desalentador  ver  el  deterioro  de  la  Torre  Circular,  de  la  Puerta  de  los  Leones  y  del  conjunto  de  la  obra,  llena  de  suciedad  y  pintadas.  Todo  ello  resulta  paradójico,  tanto  por  el  alto  valor  patrimonial  de  la  fortaleza,  como  por  las  impresionantes  vistas  que,  desde  su  parte  más  alta,  se  contemplan  de  la  ciudad  y  del  Mediterráneo.

Sin  embargo,  mediada  la  actual  legislatura  municipal,  el  equipo  de  gobierno  del  tripartito  inició  el  proyecto  EDUSI  Alicante  -Estrategia  de  Desarrollo  Urbano  Sostenible-,  cofinanciado  con  fondos  FEDER  y  que  ha  previsto,  entre  otras  realizaciones,  la  rehabilitación  del  Castillo.  Afortunadamente,  el  cambio  político  en  el  Ayuntamiento  no  ha  paralizado  tan  importante  iniciativa,  de  modo  que,  a  comienzos  de  julio,  la  web  municipal  ha  anunciado  una  inversión  de  1,2  millones  de  euros  para  la  rehabilitación  de  este  histórico  BIC.  Según  leemos  -rehabilitacion-arquitectonica-del-castillo-san-fernando-,  tras  la  obra  arquitectónica,  se  creará  ͞un  centro  de  interpretación  completo͟.  Reconozco  no  entender  a  qué  se  refiere  con  ͞completo͟.  Desde  luego,  suena  mucho  mejor  que  ͞incompleto͟…  pero,  en  cualquier  caso,  es  una  magnífica  noticia  y  me  atreveré  a  hacer  una  humilde  propuesta.

Creo  que  sería  muy  interesante  plantear  el  centro  de  interpretación  como  un  espacio  donde  se  pueda  entender  el  contexto  histórico  en  el  que  fue  construido  el  Castillo.  No  me  refiero  sólo  a  la  Guerra  de  la  Independencia,  sino  a  los  inicios  de  la  España  Contemporánea,  marcada  por  la  lucha  entre  liberalismo  y  absolutismo.  Si  seguimos  este  razonamiento,  1812  tiene  un  potente  significado,  pues  es  el  año  de  la aprobación  de  la  primera  Constitución  de  la  Historia  de  España.  Pese  a  que  fue  abolida  por  Fernando  VII  en  1814,  la  Constitución  gaditana  volvió  a  estar  en  vigor  entre  1820  y  1823.  Este  último  año,  las  tropas  francesas,  que  entraron  en  España  para  restaurar  al  rey  en  el  trono  absolutista,  lograron  la  rendición  de  ciudad.

Una  propuesta  didáctica  sobre  la  Historia  de  Alicante

El  centro  de  interpretación,  por  lo  tanto,  podría  narrar  la  historia  de  Alicante  durante  los  primeros  25  años  del  siglo  XIX.  Eso  sí,  con  un  planteamiento  moderno,  interactivo,  didáctico  y  que  genere  emociones  en  los  visitantes.  Para  ello,  este  espacio  expositivo  debería  contar,  no  solo  con  un  atractivo  diseño  y  elementos  multimedia,  sino  también  con  actividades  complementarias  a  lo  largo  del  año  y  para  todos  los  públicos:  visitas  teatralizadas  que  recreen  las  inquietudes,  temores  y  esperanzas  de  los  habitantes,  refugiados  y  soldados  que  vivieron  en  Alicante  durante  la  guerra  y  el  bloqueo  de  1823;  unidades  didácticas  para  el  alumnado  de  Primaria,  Secundaria  y  Bachillerato;  o  una  ruta  temática  por  la  ciudad  que  termine  en  el  Castillo.  Todo  ello,  sin  olvidar  el  monumento  “A  los  héroes  de  la  guerra  de  la  Independencia”,  situado  delante  del  acceso  al  castillo  desde  el  foso  y  que  data  de  1860.  El  monumento,  que  es  un  lugar  de  la  memoria  de  la  guerra,  carece  de  una  placa  que  lo  identifique  y  está  muy  expuesto  en  una  rotonda  por  la  que  circulan  los  coches…

El  futuro,  esperemos  que  no  muy  lejano,  nos  mostrará  cual  es  la  intención  del  Ayuntamiento  para  ese  centro  de  interpretación “completo”.  Espero  que,  por  fin,  nuestros  responsables  políticos  sean  conscientes  de  que  el  Castillo  de  San  Fernando  merece  ocupar  un  lugar  importante  entre  los  espacios  culturales  y  de  ocio  de  Alicante.  Su  emplazamiento  y  su  historia  son  únicos.

Castillo San Fernando. Foto: Rafael Zurita

Castillo San Fernando. Foto: Rafael Zurita