Carmen Paris es una artista aragonesa, o mejor, una embajadora de las tradiciones de su tierra en una versión cercana y nítida de la importancia de las pequeñas y grandes cosas de la música propia y que a mi logró cautivarme. Es lo más cerca que he estado de sus músicas, creo que aprendimos todos a emocionarnos en su concierto con las tradiciones que lleva en el corazón y lo comparte como el que da su mejor regalo. Canciones sin esdrújulas, pero con todas las palabras cantadas en la frontera que te permite hacerlas tuyas y eso lo consigue en menos de tres canciones y contadas sin parar durante toda su sesión en la Casa Mediterráneo.

Un concierto que arrancó de pie, intensamente, con la Jotica de la Fiera antes de que ella le metiera mano cuando era moza. Un tema de su primer disco en el que se imaginó por primera vez una jota como balada de jazz donde rememora sus tiempos del mediterráneo, con temas como En mi pecho. Ella se ha criado en el Valle del Ebro, es baturra por crianza, pero dice que realmente nació en el mediterráneo donde ha vivido por motivos personales y profesionales muy cerca de ciudades con mar como Salou (Tarragona) o Peñíscola (Castelló).

Jotera lo serás tú fue uno de los temas primerizos de la actuación. Cuando ella inicia su carrera y recibe las primeras críticas de los puristas de la jota ella se sintió, aunque no quería, algo dolida por esto. Así que se planteó contestarles con una canción que lo mismo es jota, cuplé o ranchera, que título Jotera lo serás tú, “una pequeña venganza contra quienes la estigmatizaron por destrozar la jota”, cantada por el público sin estar “agallegueao”.

Sonó en Huesca una campana

y en Zaragoza un cañón

y en Teruel unos amantes

de mi bendito Aragón

Fue un concierto muy identitario, donde el folklore aragonés estuvo presente permanentemente con piezas como Cadenita de Oro que ella valoró como uno de los grandes éxitos ibéricos.

Nos encantó Cabecita de alfiler, una propuesta en la que en la letra integró dos jotas tradicionales y que le dio otro de los toques emocionales a su actuación

Si mi madre fuera mora

Y yo nacida en Argel

Renegara de Mahoma

Sólo por volverte a ver

Si mi madre fuera mora

Y yo nacida en Argel

Renegara de Mahoma

Sólo por volverte a ver

Como la caña del trigo

Derechita me crié

Las versiones en el concierto vinieron de mano de la cantante María Dolores Pradera. Carmen París nos contó que preparó un trabajo recopilatorio dedicado a la conocida como La Gran Señora de la Canción pero su compañía discográfica no apostó por este proyecto. En el concierto del sábado aprovechó para cantar “Te solté la rienda” del autor de José Alfredo Jiménez. También estuvo la interpretación de dos clásicos como “Calle Melancolía” de Joaquín Sabina en tonalidad mayor, con más alegría que la original o “Mediterráneo”, del Delta para adentro, de Joan Manuel Serrat en tonalidad menor. Entonces todo se convierte en un lujo cuando escuchas la voz de Carmen en esos versos tan inolvidables como “Quizás porque mi niñez sigue jugando en tu playa o escondido tras las cañas duerme mi primer amor…”.

Nos presentó su propuesta de Jota en Inglés. Recordó al casi maestro Pastor de Andorra que en 1960 cantó en la Feria de Nueva York ante Robert Kennedy, al que también asesinaron. Pastor de Andorra el nombre artístico del cantante de Jota Aragonesa José Iranzo Bielsa (1915-2016) que acuñó aquella frase de “La jota es el alma de Aragón, y también mi vida, igual que el ganado”. Él era un hombre sencillo al que quería que recordasen como lo que era: un pastor. Para que la jota emocione hay que cantar con alma. Con alegría. La jota es un canto alegre del todo. La jota es para siempre, si la perdemos, lo perdemos todo.

Las influencias latinas se dejaron sonar en el concierto con una pieza que no es salsa sino candombe, un ritmo de la comunidad negra uruguaya. Cuerpo triste, cantada y sentida, ella considera que es la manera de hermanar desde Uruguay. Cuando interpretó esta canción nos integró al público en la misma creando coros alternos de mujeres y hombres que estábamos presentes y participamos plenamente:

Mujeres: “Dónde va ese cuerpo triste, despistando su dolor”.

Hombres: “Vuelve por donde viniste, no seas loca por Dios.

La ganadora del Premio Nacional de Música 2014 dentro del ciclo “Sábados en Casa Mediterráneo” ofreció un actuación de antología de su carrera, músicas de todos sus álbumes. Del debut, “Pa’ mi genio“ (2002, Warner Music) que vendió 40.000 copias y recibió el premio de la música al mejor álbum de música tradicional. De “Jotera lo serás tú” (2005, Warner Music) donde sigue hermanando la jota aragonesa, en esta ocasión con la habanera, el chotis, la ranchera, el cha-cha-cha. Su “InCubando“ de 2008, gestado y compuesto en La Habana, fruto de la colaboración de un amigo que le dejo m2 para trabajar en Cuba. Y, por último, en 2013 con Producciones Parisinas con quien produce “Ejazz con Jota” donde por primera vez la jota suena acompañada de Jazz.

Tras mucha insistencia, realmente poca resistencia. Así que Carmen París cerró su concierto, también de pie, sin piano, cantando su última canción, otra de gran tradición aragonesa. Genial concierto, genial todo y nos motivó para empezar a estudiar y acercarnos a estas músicas de nuestro, ya, Aragón, así que gracias por esta sesión casi de clases particulares.

Público en el concierto: Margot, Juanjo Cervetto, Carmen París y Perla