La Galería Bahco Art es un espacio en Calp dedicado al Arte Contemporáneo, con obras que responden a las expectativas de la sociedad actual, donde el estilo, la creatividad y la belleza van de la mano.

Hasta el próximo 8 de agosto sus propietarios han diseñado la exposición compartida de los artistas Llilina Leal Albert y Jaume Marzal.

Llilina Leal Albert

La pintora Liliana Leal Albert, formada en Altea, Milán y Londres, trabaja sobre diferentes temas al mismo tiempo. Siempre basada de experiencias personales.

En esta exposición muestra tres series “Ponte en mis zapatos” en las que se muestran diferentes personalidades según el tipo de zapatos, ya que las prendas que usamos pueden decir mucho sobre nosotros mismos. Incluso podemos tener varias personalidades según el momento que estemos viviendo. También se hace referencia al sentido de la frase que indica que hasta que no te pones en la posición de otra persona no puedes juzgarla.

Otra serie es “Llena de vida- Llena de muerte” inspirada durante su primer embarazo y muerte de su padre. En ella muestra ambas situaciones, la imagen principal de todos los cuadros es una calavera representando a la muerte, pero siempre aparecen elementos con colores muy vivos representan a la vida. Liliana siempre intenta que los elementos que representan la vida den a las obras un toque de optimismo.

La última serie, “Infancia” se inspira en el modo de pintar de su hija desde que tenía poco más de un año y que es totalmente libre y no tiene ningún tipo de intencionalidad. Liliana trata de volver a esa etapa en la que no estamos condicionados por nada durante el proceso creativo, simplemente nos dejamos llevar por el color. y los materiales de los que disponemos. Pero todas las obras de “Infancia” son cubiertas parcialmente con pintura negra, representando a la etapa adulta que elimina poco a poco la libertad infantil.

Jaume Marzal

Jaume Marzal fue uno de los pintores que primero confió en la Galería y a quien ya consideran parte de la familia artística de BAHCO. Formado en Barcelona, encuentra la mayor parte de la inspiración en sus múltiples viajes alrededor del mundo. Sus obras se basan y surgen de su diálogo personal con diferentes culturas y gentes, cuyo resultado es un testimonio de la vida cotidiana colectiva o individual de estas gentes y culturas. Sin pretensiones de asombrar al espectador con presuntuosos artificios, Marzal Canós intenta en sus obras compartir la fuerza del momento y transmitir emociones vividas. Su mirada ávida y viajera nos muestra distintos momentos, personajes imaginarios o reales, captados a lo largo de su transitar. “Viajar y pintar es mi modo de vivir, me inquieta y es mi reto para probar lo nuevo, me hace sentir vivo, me abre puertas a países, aventuras y seres humanos, me regala sabiduría, conocimiento y amistad, me hace humilde, reflexivo, agradecido… Viajar respetando y aceptando al otro con todas sus diferencias y percibiendo todas estas diferencias, como una verdadera riqueza”. Existen tres miradas que se necesitan entre sí para que el arte adquiera vida: la de la persona o el paisaje contemplado. La del pintor que intuyendo fugazmente esa mirada, la rapta, la interpreta y la plasma en su lienzo. Y por último, la del espectador devolviéndole de nuevo el sentido y la vida. Todos ellos cómplices y partícipes de un juego simbólico donde sus tres mundos coinciden cruzándose en un breve, único e irrepetible instante. Jaume Marzal tiene una virtud apreciable en muy pocos artistas, él es capaz de hacer creer al espectador que el arte de pintar es sencillo e inalcanzable al mismo tiempo. Mediante el dominio de una técnica que roza la perfección y una sublime sencillez consigue que el espectador sienta verdadero placer visual y emocional, llegando a envolver al público en la propia atmósfera de lo plasmado.